El origen del día de los Reyes Magos
El origen del día de los Reyes Magos

El origen del día de los Reyes Magos

6 de enero, un día mágico en el que pequeños y mayores reciben regalos de sus majestades, los Reyes Magos de Oriente.

Una tradición cargada de regalos e ilusión

La noche del 5 de enero, la noche de los nervios, insomnio, pero por encima de todo, ilusión. Y es que esta mágica noche se ha convertido con el tiempo en uno de los momentos de más ilusionantes del año para nuestros pequeños. Es ya tradición ayudar a estos a preparar esa misma noche platos con comida y bebida tanto para los reyes, sus pajes como para los camellos. 

Es tan grande el anhelo de nuestros pequeños que muchos, en el silencio de esta larga noche, creen oír a sus majestades merodeando en sus propias casas 🤭.

La tradición del día de los Reyes Magos

Pero ¿Conocemos el origen de los Reyes Magos?

Si buscamos a lo largo de la historia, encontramos la única alusión a estos queridos personajes en el Evangelio de San Mateo, en el que se habla de unos “magos“, que llegados de Oriente y guiados por una estrella fugaz, acudieron al nacimiento del recién nacido rey de los judíos, Jesús de Nazaret.

Cuenta la leyenda que Herodes el Grande, rey de los judíos durante prácticamente 4 décadas, mandó a los magos ir en busca del niño Jesús, haciéndoles creer que él también quería adorar al futuro rey de Judea. Engañados por el malvado rey, los tres magos encontraron al niño en Belén, junto a sus padres María y José. 

Tras postrarse ante pequeño Jesús y ofrecerle oro, el preciado metal de los reyes; incienso, en ofrecimiento a los dioses; y mirra; como presagio de su futuro sufrimiento, estos fueron advertidos por un benévolo ángel de las terribles intenciones de Herodes, quien nada más conocer el paradero del pequeño Jesús, haría lo imposible por acabar con la vida de quien sería su sucesor

Si bien es verdad que los evangelios ofrecen poca información sobre a los Reyes Magos de Oriente, es en los Evangelios Apócrifos donde encontramos datos sobre estos mágicos personajes. En ellos, podemos leer como el término “mago” hace referencia a su verídica profesión, la de Astrólogos, quienes en la época eran reconocidos como sabios, capaces de hacer lecturas de las estrellas y de predecir así el futuro.

Sus majestades... Melchor, Gaspar y Baltasar

A pesar de las múltiples respuestas que podemos encontrar en la Biblia, el origen de los nombres de los tres reyes magos proviene de una antigua tradición medieval, en la que se les bautizó como Melchor, Gaspar y Baltasar. Estos aparecen por primera vez en el conocido mosaico del siglo VI (imagen inferior) que se encuentra en la basílica de San Apolinar, en Ravena, Italia. 

Mosaico de los Reyes Magos de la Basílica de San Apolinar

Según antiguos manuscritos de la época, se creía que los Magos podían llegar a proteger a los enfermos de epilepsia, bastando con rezar una breve plegaria al oído del paciente y pronunciando el nombre de los tres Reyes magos para sanarlo.

Fueron muchos los pintores que plasmaron escenas de los adorados reyes en lienzos, mosaicos y murales, entre ellos, Masaccio, Rubens, El Greco, Velázquez, entre otros maestros. 

Una festividad llena de costumbres y tradiciones

Todos conocemos las actuales costumbres de esta maravillosa tradición tan esperada por nuestros pequeños. Empezando por la Cabalgata del día 5 de enero, en la que los Reyes Magos pasean por las calles de las ciudades con sus fantásticas carrozas, acompañados de su comitiva. Mientras los Reyes reparten besos y caramelos entre la multitud, los pajes recogen las cartas de los pequeños más rezagados.

También encontramos otra costumbre muy peculiar en esta marcada fecha, y es que muchas familias optan por dejar los zapatos de cada uno de los miembros de la unidad familiar en la terraza o balcón, para que sus queridas Majestades les puedan dejar caramelos y dulces en su interior. Todo esto, sin olvidar lo más importante, y es la tradición de dejar agua y pan para los fieles camellos y turrón y bebida para que los fatigados Reyes repongan fuerzas, pudiendo así seguir repartiendo regalos a todos los niños.

El Roscón del día de los Reyes Magos

Ya por último y para terminar el día más mágico del año, no podemos obviar el exquisito Roscón de Reyes, Tortell en Cataluña, en el que grandes y pequeños intentarán conseguir la porción premiada con la figurita escondida en su interior, hecho que les supondrá ser coronados con la corona del Rey

¡Pero eso no es todo! Y es que el Roscón también esconde una ingrata sorpresa, el haba, que va a castigar con el pago del precio del dulce a quien sea el “afortunado” en encontrarla.

“Pese a vivir en la era de las nuevas tecnologías, todavía hay antiguas tradiciones que perduran a lo largo de los años y que consiguen llenar de ilusión los corazones de grandes y mayores”

Día de Reyes